FSC-CCOO Extremadura | 26 febrero 2024.

Extremadura vibra en Cáceres contra la reforma laboral

    Más de cinco mil personas de toda Extremadura se manifestaron en Cáceres para expresar su rotundo rechazo a la reforma laboral impuesta por el Gobierno. A esta marcha, convocada por CCOO y UGT, se unieron miembros de otros sindicatos, del movimiento 15-M y responsables políticos del PSOE y de IU en la región. La movilización sindical continuará el próximo 29 de febrero en las localidades más importantes de la región con concentraciones a las 19:30 horas. La manifestación de Cáceres contra la reforma laboral superó las expectativas de la organización y estaba encabezada por una pancarta con el lema "No a la Reforma Laboral. Injusta para los trabajadores, ineficaz para la economía e inútil para crear empleo".

    20/02/2012.
    Cabecera de la manifestación de Cáceres.

    Cabecera de la manifestación de Cáceres.

    El secretario general de CCOO de Extremadura, Julián Carretero, afirmó antes de comenzar la marcha que la masiva asistencia a la manifestación en Extremadura es "una respuesta contundente" de la sociedad contra la reforma del mercado de trabajo y augura que este periodo de movilizaciones "continuará en el tiempo".

    Alertó que la reforma es parte de una estrategia cuyo objetivo es "deprimir nuestra economía, deprimir el salario de los trabajadores, que hay amás desempleo, que haya más miedo en las empresas, más miedo en la sociedad, para que siga triunfando el planteamiento liberal que impera en Europa".

    Critica la actitud del presidente extremeño frente a la reforma laboral. Así, Carretero recordó que José Antonio Monago está defendiendo la nueva ley del Gobierno "de manera ardiente" y, sin embargo, "su pueblo, los trabajadores y trabajadoras extremeños, están defendiendo su trabajo, su dignidad, y nuestros derechos".Ante esta situación apeló al presidente de la Junta a que defienda los intereses de la población extremeña y no de su partido.

    Julián Carretero hizo también una llamada de los trabajadores y del conjunto de la sociedad contra la reforma laboral, los recortes de los servicios públicos, el paro y todos los ajustes que están provoncando la depresión de la economía y de las condiciones de vida.

    "Lo que hoy se está planteando de la reforma laboral no es más que un trozo de todo aquello que se quiere plantear y recortar", indicó y por ello "esta manifestación es una llamada a la unidad del conjunto de la sociedad con independncia de la bandera partidaria o de la bandera sindical. Se trata de llevar la bandera del valor del trabajo y de la dignidad de las personas".

    El objetivo último de la reforma laboral es facilitar el despido libre y rebajar los salarios entre un 15 y un 20 por ciento. Esto no sólo empobrecerá a los trabajadores y trabajadoras, sino que también agravará la situación de la economía regional porque a salarios más bajos, menos consumo, más debilidad empresarial y más precariedad y paro.

    La Reforma Laboral abre la puerta además a un ajuste laboral importante en la Administración Pública porque con la nueva legislación será posible que se lleven adelante expedientes de regulación de empleo en las administraciones y disminuyan sus plantillas. Esto no lo habían podido hacer antes, especialmente las administraciones locales, pero a partir de ahora sí es posible.

    Por otra parte, se creará un gran grupo de trabajadores y trabajadoras en Extremadura que podrán ser despidos sin indemnización gracias al nuevo contrato creado por la reforma laboral para empresas de menos de 50 trabajadores, que prevé un año completo de prueba por parte de la empresa sin ninguna compensación si decide no renovarle el contrato.

    Es previsible que este nuevo contrato sea el que predomine y sustituya a los más usados actualmente. La mayor parte de los contratos temporales, por circunstancia de la producción o por obra y servicio, tienen una indemnización de 8 días por año. A partir de ahora será mucho más ventajoso para las empresas aprovecharse de las ventajas que le da el nuevo modelo.

    Otra novedad de la reforma que perjudica a los trabajadores y abarata el despido es que las empresas no necesiten de autorización administrativa para aprobar un Expediente de Regulación de Empleo.

    Esta retirada de la tutela administrativa supone de hecho que ninguna empresa negocie con los representantes de los trabajadores y los sindicatos el contenido de estos expedientes y se generalice el despido con indemnización de 20 días.

    Igualmente, la aplicación de las causas para que un despido se considere procedente, y con ello pase de tener derecho a una indemnización de 45 días a otra de 20, extiende en realidad esa compensación a todos los trabajadores indefinidos, porque basta con que una empresa aluda caída de los ingresos durante nueve meses para acogerse a esta figura.